jueves, 20 de agosto de 2009

Patrimonio Industrial y Arqueología Industrial





Los términos patrimonio industrial y arqueología industrial son afines y compatibles, sin embargo hay algunas precisiones en torno a su campo de acción que aclaran mejor los conceptos.

Ambos conceptos nacen en Europa hacia mediados del siglo XX, pero se reconoce que el concepto de Arqueología Industrial deriva del concepto de Patrimonio Industrial, ya que el primero se establece como un método anexo para el rescate y preservación de los objetos, espacios y/o manifestaciones considerados patrimonio industrial.

La arqueología industrial tiene en Europa un enorme campo de acción, que abarca principalmente desde el principio de la revolución industrial. Por ello, la arqueología industrial ha sido un componente especial para redescubrir y estudiar los sitios y objetos industriales, así como las relaciones sociales surgidas en el marco de la actividad industrial, que serían considerados, por sus características, como Patrimonio industrial.

Así, mientras el Patrimonio industrial es el conjunto de objetos (maquinaria), sitios y/o manifestaciones surgidos de la relación del hombre con la industria, que han alcanzado un valor histórico - tecnológico, social, arquitectónico o científico a través del tiempo, la arqueología industrial se encarga del estudio de éstos: objetos, sitios, manifestaciones utilizada por la industria, por lo que decimos que son términos complementarios.

En 1971 tuvo lugar la creación de la Sociedad para la Arqueología Industrial (S.I.A.), organización mundial interesada en preservar, interpretar y documentar el pasado industrial, aunque ya en 1968 se había formado en Inglaterra una organización local sobre arqueología industrial; la Greater London Industrial Archaeology Society (GLIAS), con el objetivo de mantener vivo el pasado industrial de la ciudad de Londres.

En 1978 se funda el Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH, por sus siglas en inglés); El TICCIH es hoy uno de los asesores del ICOMOS (International Council of Monuments and Sites), en la declaración de los lugares del mundo incluidos en la lista de espacios patrimoniales). Con la creación de este comité se sientan las bases para el inventariado, catalogación, protección y reconocimiento del patrimonio industrial, como parte integrante de la cultura de la sociedad global.


En el Perú, el tema del patrimonio industrial cobra significativa importancia a partir de la creación, en 2005, del Comité Peruano de Conservación del Patrimonio Industrial – Copecopi, sin embargo la arqueología industrial aún no ha tenido un mayor avance sino a través del interés de pocos aficionados a la investigación histórica de alguna actividad industrial en particular. En nuestro país, vieja maquinaria agroindustrial, antiguas locomotoras, abandonados campamentos mineros, desactivadas centrales eléctricas esperan su “descubrimiento” por la arqueología industrial, para garantizar una conservación, estudio y registro profesional, que los rescate del olvido y los vuelva a la memoria colectiva como parte de nuestro patrimonio industrial.

Neydo Hidalgo
Foto superior: central hidroeléctrica de Yanacoto (Chosica), contruida en 1907 y desactivada en 1960.
Foto inferior: antiguo carrito minerocon tolva. Col. Museo de la Electricidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada