miércoles, 25 de agosto de 2010

Mecenazgo Cultural y Patrimonio Industrial: un vínculo urgente!


El pasado 22 de Julio el Presidente de la República, Alan García promulgó la Ley 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura.
Esta Ley consta de 20 artículos, 4 Disposiciones Complementarias Transitorias y 11 Disposiciones Complementarias Finales.

Dentro de estas últimas, la Ley ha incluido, en las disposiciones sexta, sétima y octava, la figura de la Promoción Cultural o Mecenazgo Cultural.

La 6ªdisposición se refiere a la Donación a favor de proyectos culturales, la 7ª. sobre la Deducción de gastos por donaciones y la 8ª. menciona la Aplicación de las deducciones.

Pero, ¿Qué es la Promoción cultural en la Ley 29565?. En síntesis, la Promoción cultural o Mecenazgo cultural, como se le ha conocido mediáticamente, consiste en que por el monto donado a la realización de un proyecto cultural, el donante puede deducir dicho monto como gasto, para el pago del Impuesto a la Renta.

Cualquier persona natural o jurídica, pública o privada, que obviamente paga impuestos ante la SUNAT, puede ser un potencial donante. La donación debe ser únicamente en dinero y por el monto total o parcial del proyecto cultural que quiera promoverse. Asimismo, un proyecto puede ser financiado por más de un donante. Los donantes pueden deducir como gasto el cien por ciento (100%) del importe donado, siempre que dicha deducción no exceda el 15% de la renta neta de tercera categoría. A partir del 2014 el techo será el 10%.

Además la ley señala en términos generales las características que los proyectos deberían tener para ser considerados como financiables bajo esta modalidad. Felizmente estos requisitos permitirían poder listar una amplia relación de proyectos culturales. Y en lo que se refiere a proyectos relacionados con el Patrimonio Industrial poder llevar a cabo proyectyos de conservación, restauración y promoción de este patrimonio.

Esta es la oportunidad ideal de convocar la atención de muchas empresas, especialmente aquellas ligadas a la actividad industrial, muchas de ellas depositarias sin saberlo, de bienes con rango de patrimonio industrial, para que financien proyectos referidos a revalorizar este tipo de patrimonio, como por ejemplo iniciar el anhelado Inventario Nacional del Patrimonio Industrial.

Urge promover un vínculo con las empresas, a través de proyectos interesantes y sobretodo confiables y aprovechar este "canje de cultura por impuestos", como lo resumió la congresista Luciana León en su momento, para tener en algunos años un mejor panorama de nuestro patrimonio industrial.

Neydo Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada